La perla

La danza macabra
De no estar en la tierra
Y reconocernos en la esfera del improbable
Como almas flotando en un espejo de agua
Inflamable de cantos ancestrales
En el momento de la separación absoluta
Atravesando el frío del glaciar
Que al desprenderse dará vida
A cien años más
Impregnando de oxígeno la vastedad
Casi esférica
Equilibrada por un hilo pendiente
Sobre cabezas suplicantes
Esperando la explosión
Que trae muerte
Y un resurgir que no llega

Hay una perla flotando en el espacio
En la zona milagro
Un granito de arena arrasado
Envuelto en codicia que no es más que un espejismo
Irreal ante lo demás
Y lo demás es todo lo que hay para que seamos/podamos
Al fin destruirnos
Arrastrando despóticamente
Al paraíso entero.

Desnuda

Escribo

Desnuda

Bailo

Desnuda

Buceo

Desnuda

Alma en intemperie

Que no teme a la herida

Alma dispuesta

A que la duelan

Por mostrarse

Vulnerable

Vulnerada

Y a pesar de

Siempre directo a los ojos

Amando.

El otro fin

Ojos secos

Sal cansada

Cristales geométricos

Arcoíris bajo el agua

Alguien esperando junto al mar

Una silueta

Una forma de estar

Cápsula de tiempo

Sigo ahí en otro lado

Mi alma mora ahí

Por las noches

Te envuelvo en una esfera de luz blanca

Soy el fantasma en el faro

El complemento de la ausencia

He visto mil naufragios

Jugué con el latido del mar

De día y de noche

Espero al barco que no se estrella

Picos feroces siempre alerta

No descansan

La señal en el camino

Amigos animales

Instinto salvaje

Ellos saben a quien miran

Por eso miran tanto.

Jardín

En mi jardín de ocasos urgentes

Hablan el cielo y la tierra

De la imposibilidad de ser cielo

Y de toda la maldad en la tierra

De irme a donde debo estar

Abandonándote, hogar y

¿Cuántas veces se siente eso en la vida?

Mi hogar no estaba conmigo

Ahora que lo sé no puedo olvidar

En mi jardín hay una flor violeta

Ahí vivo contigo

El único sitio posible

Nuestro torcido ‘para siempre’